Estrategia y Táctica | Creando el marco estratégico
55
post-template-default,single,single-post,postid-55,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

Creando el marco estratégico

No creo en estrategias a corto plazo ni en estrategias a largo plazo.

No creo en estrategias departamentales dentro de la empresa. Un día hablaremos de la empresa cómo un sistema y verás como una vez entendidas las interrelaciones entre los diferentes actores (internos y externos), tu perspectiva cambia.

No creo en estrategias de dentro hacia fuera.

No creo en estrategias diseñadas desde la pizarra de un despacho.

Y no creo no por un acto de fe, sino porque, salvo escasas excepciones, no he visto que funcionen nunca.

Hace algún tiempo, en una conferencia, presenté cuatro ideas para que una idea tenga posibilidades de triunfar:

  • Que aporte valor
  • Que exista la necesidad en el mercado
  • Que el mercado esté dispuesto a pagar por ella
  • Que sea diferente

Ninguna de estas cuestiones puedes resolverlas sentado en la mesa de tu despacho.

Paréntesis: Alguno tendrá la tentación de decirme que si no existe la necesidad en el mercado, pues la creamos.

Bueno, si quieres engañarte, tú mismo, pero eso solo es capaz de crearlo muy pocas empresas en el mundo. Empresas que son un monopolio o que tienen una posición dominante en su mercado. Y de esas hay muy pocas.

Sigamos,

Creo en Estrategia global y Sistémica de la empresa.

Creo en Estrategia centrada en el cliente.

Creo en Estrategia que tenga en cuenta las dimensiones internas y externas de la empresa.

Creo en Estrategia cíclica, sin un fin definido.

Creo en Estrategia que se adapte de la forma más natural posible a los cambios internos y externos.

También creo que hemos de desterrar dos frases tradicionales:

  • El cliente siempre tiene la razón
  • Conozco las necesidades del cliente y cómo satisfacerlas

Pues no, el cliente no tiene siempre la razón. Los clientes son muy buenos expresando qué problemas tienen, pero muy malos proponiendo soluciones a estos problemas.

Por otra parte, y citando al experto del cual no recuerdo el nombre, “generalmente hay una gran diferencia entre lo que quiere el cliente y lo que cree la empresa que quiere el cliente”.

Si todavía estas ahí después de esta especie de alegato, tranquilo, ya he acabado, ahora veamos un marco estratégico.

No hay un modelo único de estrategia y por lo tanto no hay un marco único. Simplemente te voy a detallar el que yo utilizo, mezclando varios modelos de estrategia, pero todos con las características de lo que te he comentado en las líneas anteriores.

Un marco que tiene una base muy importante en el modelo de estrategia Delta.

Si tuviésemos que dar una definición del marco podríamos decir: “que la competencia se preocupe de mi mientras yo me preocupo de los clientes”.

Esquema ESTRATEGIA EXPLORATIVA V1

Como verás, es un marco sencillo, que no simple. Si podemos hacerlo sencillo, por qué hacerlo implicado (no confundir complicado con complejo).

Empieza y termina en el cliente. La estrategia se define desde el cliente y para el cliente.

Realmente nunca termina, es cíclico.

Trabaja sobre las dimensiones internas y externas, lo cual permite estar continuamente pendientes de los cambios tanto internos como externos y no ir siempre a remolque, permite anticiparnos. ¿Recuerdas?, acciones reactivas o acciones pre-activas.

Me “obliga” a analizar algo muy importante y que en muchas ocasiones dejamos un poco de lado:

  • Qué hacemos bien
  • Qué no hacemos bien
  • Qué hemos de mejorar
  • Qué hemos de hacer que no hacemos

Me permite analizar qué partes de mi modelo de negocio he de potenciar, cuales he de mejorar y cuales he de crear (innovar).

Incluye algo vital, la implementación.

Y aquí hago otro paréntesis.

El objetivo fundamental de crear una estrategia es implementarla, no sirve de nada tener la mejor estrategia del mundo guardada en un cajón.

Crea-mide-aprende.

Y me posibilita estar mejorando continuamente.

Métete una cosa en la cabeza, la innovación disruptiva es muy vistosa, si sale bien es genial, pero cuesta muchos recursos y rara vez sale bien.

Sin embargo, en las empresas hay una cosa que funciona muy bien, y es la innovación incremental, pequeños cambios que funcionan. Y una cosa “mágica”, muchas innovaciones incrementales se convierten en una innovación incremental.

Para terminar, no te dejes engañar por la “sencillez” del modelo, no es complicado, pero si es complejo.

Cada apartado se desglosa en múltiples opciones, así que en los próximos artículos vamos a ir desgranando cada uno de los apartados, viendo sus particularidades y qué metodologías o herramientas podemos utilizar.

Y para que no te asustes, dar la vuelta completa al ciclo sólo te llevara aproximadamente un año de duro trabajo. Pero ten en cuenta, que es solo la primera vuelta al círculo, y los círculos no tienen fin.

Pero como siempre te digo, esto es solo mi opinión.

Un abrazo.

Pedro

4 Comentarios
  • Pilar
    Publicado en 14:23h, 16 octubre Responder

    Eres un crack…. y lo sabes !!!!!
    Bicos

    • Pmuro
      Publicado en 13:29h, 21 octubre Responder

      Gracias Pilar.
      Besos

  • Federico Marques
    Publicado en 15:25h, 16 octubre Responder

    Brillante y conciso

    • Pmuro
      Publicado en 13:28h, 21 octubre Responder

      Gracias Federico.
      Un abrazo.